martes, 16 de marzo de 2010

I.A.


Hoy, estaba sentada en una de sus sillas pequeñitas. Estábamos en un tiempo libre para juegos de encaje. Todos se sientan, observan, juegan, conversan, se ríen. Me miran, piden mi opinión, a veces mi ayuda, se acercan. M.S. Me dice cada 5 segundos "Te amo". F.R.. quiere pipí insistentemente, B.F. Y el agua que se agota (siempre tiene sed) G.G. Y sus hermosos mandalas pintados de violeta y rosado, tan lindos como ella.
Y él.... el de ojos grandes y laaaaaaaaargas pestañas, sus ojos tan profundos como un mar inquieto. Lo miro fijamente y no logro conectarme, me mira a veces y solo a veces como si yo estuviera aquí. Se toma las manos, se rasca la cabeza, se sienta, se para, sonríe, pero no a mí. A veces pienso, en que cuento encantado se habrá quedado atrapado este bello príncipe. Que ganas de escucharlo decir que es feliz, porque estoy segura que lo es, con esa sonrisa, o cuando lo vemos bailar (le encanta el rock.)
Mira hacia afuera, por la ventana, le gusta el sol y el viento cuando le llega a su cara. Tiene un rostro amable y bello, y dice Achis!! aunque no tenga deseos de estornudar, si se cae algo dice ¡Oh!, si quiere besar acerca su carita, tanto como puede, pero sin mirar.
Ya cumplió cuatro añitos y estamos juntos desde que tiene uno, cuando no conocíamos la profundidad de sus ojos, cuando pensábamos que todo estaba bien, cuando jugaba como todos los niños, y nos miraba y sonreía.
Justo hoy, que estoy con la sensibilidad a flor de piel, cuando muchas cosas me han pasado, lo sentí cerca, más de una vez se ha acercado cuando no me siento muy bien.
Cuando se acerca no pierdo la oportunidad de abrazarlo y tenerlo así de cerquita. Y tampoco quiero perder la oportunidad de dedicarle este texto no a él, sino a su madre, ya que esto no es fácil. La admiro profundamente, porque la vida da muchas pruebas, pero esta , a pesar de lo difícil, es maravillosa.
Los ojos siempre expresan cosas, él expresa y vive a través de ellos, lo miro, lo miro, lo miro....

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Si todos supiesen leer los ojos, el dia a dia seria mas puro, tan puro como la propia mirada de un niño. Es una pena que la mayor parte del tiempo solo "veamos" en vez de intentar "observar".
Envidio la sensibilidad femenina, ahora entiendo porque somos tan brutos. Cuando logre observar y dejar de lado mi brutalidad, creo que solo en ese minuto podre volver a empezar.
Saludos D.V.

Anónimo dijo...

Indudablemente las letras traspasan fronteras nos envuelven en calidas remembranzas , a mi memoria afectiva acuden una serie de imágenes de un tiempo lejano, mas no olvidado que se asoma en formas increíbles.
A esta hora el hombre se pregunta y el niño responde al leer tu escrito con ávidas preguntas, el hombre se emociona con cada letra.
Hoy soy un niño que mira, mira, y mira
Gracias por traerme aquel tiempo.

Humilde

Anónimo dijo...

Un regalo para los lectores de este blog.


http://www.youtube.com/watch?v=Oj3jqtzqNX8

A menudo los hijos se nos parecen,
y así nos dan la primera satisfacción;
ésos que se menean con nuestros gestos,
echando mano a cuanto hay a su alrededor.

Esos locos bajitos que se incorporan
con los ojos abiertos de par en par,
sin respeto al horario ni a las costumbres
y a los que, por su bien, (dicen) que hay que domesticar.

Niño,
deja ya de joder con la pelota.
Niño,
que eso no se dice,
que eso no se hace,
que eso no se toca.

Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma,
con nuestros rencores y nuestro porvenir.
Por eso nos parece que son de goma
y que les bastan nuestros cuentos
para dormir.

Nos empeñamos en dirigir sus vidas
sin saber el oficio y sin vocación.
Les vamos trasmitiendo nuestras frustraciones
con la leche templada
y en cada canción.

Nada ni nadie puede impedir que sufran,
que las agujas avancen en el reloj,
que decidan por ellos, que se equivoquen,
que crezcan y que un día
nos digan adiós.

Humilde

Víctor Hugo dijo...

Qué ternura como describes esta experiencia pedagogica, e mujer y de madre
Entiendo que el niño no habla

saludos!
VH

ani dijo...

cuando leo algo que es bueno me conecto, lo vivo, lo siento y eso me paso cuando lei I.A.
Que suerte que tiene de expresar con la mirada, de hablar con sus ojos, que suerte que tiene de extraerce de la vida, de lo dificil, de las mentiras, de lo mas malo del ser Humano, que suerte que tiene de ser niño, de soñar, de estar en un cuento.
que ganas me quedan de volver a mi niñez.!

Diana dijo...

Anónimo....Siempre se puede volver a empezar... mil veces al día si es necesario...

Humilde: Siempre es bueno volver a ser un poco niños... Yo?..tanto estar con ellos, me contagio un poco cada día

Diana dijo...

Muchas gracias Victor por estar siempre visitándonos ...Miles de besos para ti

Anónimo dijo...

Genial los comentarios de los lectores asiduos a este blog, todos y cada uno expresan el deseo de volver aquellos tiempos de la niñez. Sabían ustedes que ese tiempo siempre esta en cada uno de vosotros , solo deben mirar y mirar

Humilde