lunes, 8 de octubre de 2007

La depresión


Muchas veces nos sentimos agobiados, una sensación que de cierta manera, es un malestar propio de nuestra especie humana. El trabajo, las relaciones personales, la falta de dinero y otros... En ciertas ocasiones nos hacen sentir presionados y temerosos. Pero no siempre esos acontecimientos gatillan en una depresión.
Me sorprendí con un artículo de la Revista “Mujer” de el diario “La tercera”, donde el psicólogo chileno Gonzalo Rojas-May, afirma que en Chile la depresión está sobre diagnosticada.
“En Chile sobre valoramos la felicidad con consecuencias perversas: las personas a penas tienen capacidad para procesar malestares propios de la existencia, que no son enfermedades” (Rojas-May)
En reiteradas ocasiones me he preguntado y cuestionado porque en Chile, existe tanta gente con depresión. Es una enfermedad tan común, que siempre estamos ligados a ella, siempre tenemos un conocido o un familiar que la padece. Y ahora con esta teoría me deja más claro que no es la enfermedad la que se ha masificado, sino que es el diagnóstico.
Está muy claro y no hay ninguna duda de que la depresión existe, y es una patología compleja y profunda. Pero no todos los diagnósticos que dicen serlo son realmente ciertos.
Según Rojas-May somos un país “trágico”, ya que somos magníficos para reconstruir, pero pésimo para planificar y como personas individuales nos pasa de la misma forma. Buscamos alternativas de solución, cuando el problema ya es demasiado grande. Cuando ya nos sentimos en un agujero sin salida. Y esto tiene mucha relación con la “sobre valoración de la felicidad”. Estamos en una época muy particular donde la tristeza y el malestar es confundido con las depresiones. Debido particularmente a que no somos capaces de sobrellevar los malestares
“Aquí el malestar es sumamente indeseable y es considerado una anormalidad siendo que es necesario por una razón esencial: si no conoces el malestar, tampoco conoces el bienestar. Conoces el amor, cuando sabes del desamor y la alegría cuando conoces la tristeza” (Rojas-May)
En Chile estamos especialmente presionados a ser completamente felices. Pero el asunto de la depresión va mucho más allá, en esta última década se ha vuelto una moda. La gente se apropia de los síntomas de otros como si fueran suyos. Asociándolo inmediatamente con un diagnóstico depresivo. Está claro que sicólogos y siquiatras también son responsables de realizar diagnósticos exagerados. Pero también suele suceder, que no esperamos la respuesta de un especialista, y al sentirnos un poco triste o aproblemados, ya creemos que estamos ante una patología depresiva. Es más, existen personas que acostumbran a su cuerpo a sentirse bien con medicamentos no recetados por especialistas.
Es natural pasar por situaciones de duelo, complicaciones laborales y sentimentales, pero estas emociones son parte de la condición humana, no son precisamente depresiones.
Me sorprendió descubrir que muchas de las personas que se auto diagnostican, lo hacen como una manera de mostrar su estatus. Porque si en tiempos pasados, las enfermedades psicológicas se ocultaban , y era muy poca gente la que acudía a este tipo de especialista. Hoy en día nos encontramos con el fenómeno contrario. Da un estatus cultural tener su terapeuta personal. Capaz de hacerlos sentir felices, tranquilos y creando una dependencia errada de esta situación.
“la depresión es una enfermedad, una patología real y cierta, y hay una enorme cantidad de chilenos que la sufre. Pero hay una cantidad mayor de chilenos con síntomas depresivos, que no es lo mismo. Es un riesgo categorizar un proceso de desarrollo personal como una enfermedad” (Rojas-May)
lo importante es entender que “la vida tiene ciclos”. Todos sufrimos de desamor, todos tenemos presiones y tensiones laborales. Lo trascendental es tener la capacidad resilente para verle la cara positiva a las cosas, a cada una de esas etapas “negativas”, y poder recoger desde ahí las soluciones exactas y resolver los problemas y aliviar las penas que nos conmueven.
Pensé en los niños y sobre la posibilidad que exista depresión infantil en forma masiva, de la misma manera que a ocurrido con los adultos. No es algo muy alentador. Hijos de padres depresivos su panorama no es muy bueno. Es por eso que debemos ser capaces de mostrar a nuestros hijos la gran capacidad que cada uno tiene dentro de solucionar los problemas, de vivir las penas del corazón y poder salir de ellas fortalecidos. Somos nosotros los adultos los llamados a dar el ejemplo, a llenarlos de optimismo, a ver la realidad como algo bueno y las cosas negativas como algo superable. Que no importa cuanto nos cueste pasarlo, pero que en algún momento, miraremos para atrás recordando que cada cosa vivida, son la base de la forma de ser en el mañana.

9 comentarios:

peyote dijo...

Es caminar, es ver, que los edifios cubren las calles los cielos, que el muno esta estancado, que los amortes, noi vuelvven, que las líneas se animan con malos recuerdos, la depresion; de toda sensacion que continua, y se acelera con los ojos clavados en sus abismos.

Saludos.

en busqueda dijo...

ES UNA ENFERMEDAD TERRIBLE,CREO QUE EMPEORA PORQUE EL ENFERMO NO QUIERE RECONOCER QUE ESTA DEPRIMIDO Y QUE NECESITA AYUDA Y LA MAYORIA DE LAS VECES,MEDICAMENTOS.
DESGRACIADAMENTE MI SUEGRA SUFRE DE ESTA HORRIBLE ENFERMEDAD.PERO NO QUIERE ACEPTAR AYUDA,Y ASI VA,UNOS DIAS BIEN Y LUEGO,DE LA NADA,VA PARA ABAJO!
OJALA QUE PUDIERAN ACEPTAR AYUDA Y SALIR ADELANTE PRONTO,PARA PODER VER TODO LO MARAVILLOSO QUE TIENE LA VIDA,AUN CON TODAS LAS CALAMIDADES,SIGUE SIENDO BELLA...SI ES LO QUE QUEREMOS VER.
TE MANDO UN ABRAZO DE OSO GIGANTESCO,CUIDATE.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Hace unos años vi una entrevista con Isabel Allende aca en EEUU. En un momento ella habla de la felicidad, dice que estar feliz no es normal, que el ser humano lucha para sobrevivir y que la felicidad solo la tenemos por pocos momentos en la vida. Tu post me hizo pensar en esto... Ademas la resilencia es tan importante...

Besos,
Lena

Jedog dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jedog dijo...

Que buen post Diana, yo tengo la sensación que se magnifica como una moda esto de la depresión. Con todo el respeto que me merecen los que realmente sufren esta silente enfermedad, hay muchos que, ya sea por el efecto de felicidad inmediata o poca resistencia a los problemas, seudo caen en un estado bajoneado o depresivo.
A mi me enseñaron a luchar a levantarme si me caía, hoy hasta el bulling es un escándalo y vemos mamas hablando por la tele de que " a su niñito" mira lo que le hicieron. Mas allá de actos vandálicos que también han proliferado, agarrarse a combos era en mi epoca escolar, NORMAL...Esto ocurre con mayor frecuencia en la epoca de los cambios hormonales, debido AL EFECTO TESTOSTERONA. Pero te enseña a salir adelante, te enseña que NO HAY QUE PELEAR, te enseña que hay debiles y fuertes, te enseña a discutir con argumentos y no con violencia, te enseña a respetar al débil. Basado en esto, creo que la mal diagnosticada depresion, es producto de la sobreprotección.

un beso

Diana dijo...

"Tenemos que aprender a superar las penas, a levantarnos cuando es necesario y no dejar que cualquier cosa rompa la fortaleza que construímos cada uno de nosotros. Yo si creo en la felicidad, como un estado de vida, y también creo en los estados pasajeros de alegería y de pena. Estos últimos son los que deben durar poco...y hacer de los primeros nuestra forma de vivir"...


Besos para todos

Ana R dijo...

La depresión es un abismo.Es fácil caer en él.Para salír se precisa de muya ayuda,estímulos y paciencia...

Hoy me impactaste.

Un abrazo

Roberto_Carvallo dijo...

me encantan mis crisis y mis depresiones...


varias vecs por año caigo en el pozo.


saludos parvularia TOP

Diana dijo...

Lo más importante es que luego de una crisis seamos capaces de salir de ella, sin dolores, ni lesiones... con la esperanza de mejorar cada día un poco más...

gracias por sus comentarios


besos...