miércoles, 23 de noviembre de 2011

Día de la música



Santa Cecilia fue nombrada patrona de la música por el papa Gregorio XIII, en el año 1594. Desde entonces, su fiesta es el 22 de noviembre, fecha que corresponde a su nacimiento y en la que mundialmente se celebra el Día de la Música.
Santa Cecilia demostró una gran atracción hacia los acordes melodiosos de los instrumentos. Su sensibilidad y su espíritu apasionado por este arte la convirtieron, entonces, en símbolo de la música.




Los sonidos caracterizan cada lugar, cada paisaje. Será imposible que un niño o una niña evoque el sonido del oleaje si no conoce el mar. Algo que parece tan obvio no siempre es tenido en cuenta.
Debemos estimular la sensibilidad auditiva de los niños y las niñas, no solo como receptores sino también como productores de sonidos. Poco a poco descubrirán que son protagonistas de su entorno sonoro.
Los sonidos serán, entonces, un medio de comunicación y de expresión. Experimentarán con ellos, descubrirán características comunes y diferenciales entre los sonidos, evocarán, imitarán, ejercitarán la memoria auditiva y los utilizarán en sus creaciones.
Igual importancia tiene, en la educación musical, la vivencia del silencio. Este favorece la audición interior, desarrolla la concentración, la atención y el orden, necesarios para toda experiencia auditiva.