miércoles, 23 de julio de 2008

Tolerancia a la frustración



¿Qué es la frustración?

Una situación emocional, un proyecto o expectativa, o una ilusión que no se cumple.
La frustración puede tomarse como una ilusión no cumplida, pero también como una vivencia. De manera que puede ser al mismo tiempo un hecho o evento frente al cual se puede reaccionar de diferentes formas: enfado, tristeza, susto, amedrentamiento.

¿Qué es la tolerancia a la frustración?
Cuando hablamos de tolerancia a la frustración, decimos que internamente podemos continuar trabajando y ocupándonos, frente a, o a pesar de un estado frustrante.
La baja tolerancia a la frustración, se refiere a la falta de algo y a consecuencia de esa falta, la emoción, cólera, de miedo o de tristeza de produce a un mínimo estímulo

Existen dos maneras con las cuales una persona se vuelve poco tolerante a la frustración.

La primera es que los padres les presentan situaciones frustrantes, especialmente el padre, quien tiene la tarea de ser contenedor, pasa a ser la fuente de la frustración.
Durante la niñez, se presentan muchas situaciones de frustración, pero son los padres los encargados de ayudar a comprender y aceptar sus propios límites y los del resto.

“Ayudarle a entender al niño que no es él quien hace girar al mundo para que se haga de día o de noche, sino que el propio mundo que gira independiente de la voluntad del niño. Es decir, ayudarle a aceptar la primera frustración de su fantaseada omnipotencia, y la de aprender que las cosas van muchas veces independientemente de nuestra voluntad”

Jesús Cuadra

Para poder enseñar a los niños a tolerar estas frustraciones, se necesita un entrenamiento, no se hace de un día para otro.
Primero, no se deben generar situaciones de frustración creadas por los padres.
Segundo, los padres no podemos evitar todas las situaciones de insatisfacción, cumpliendo todos los deseos y las necesidades.
Se debe entregar la información necesaria sobre las verdaderas posibilidades de cada niño, sus límites, ya que eso los va a ayudar a manejar la frustración.
Lo importante para crecer como persona es aprender y aceptar la vida y sus placeres, dentro de nuestra realidad, y aprender a aceptar los límites propios, ajenos y los límites de la propia vida.

6 comentarios:

Marisa dijo...

Que bonito y que importante: la tolerancia, cuando seas incapaz de aceptar, tolera. Que bueno sería que muchos papás pudiesen leer esto, y que bueno aprender a reconocer y reconocernos por dentro. Me encanta tu blog, es muy didáctico, lleno de contenido . Besos de duendes a ositos.

Diana dijo...

Muchas gracias por tu visita Marisa, a mi también me gusta mucho tu blog, sabes que la tolerancia también se aprende a través del ejemplo que damos a nuestros niños... besitos de osos a duendes

Evora dijo...

Hablamos tanto de este tema, entre los papás de los niños y su educadora, Diana. Les cuesta a ellos aprender a manejar sus frustraciones, y como no...si no cuesta a nosotros, todavía.


Un beso amiga

Anónimo dijo...

Que cuentos puedo comprar con moralejas para enseniar a los ninios a tolerar sus propios errores?
Gracias,
Vale

Sole dijo...

Diana,muy interesante el tema de la frustración. Ando buscando algún cuento para trabajarla en clase porque tengo varios niños con esa dificultad.

Sole dijo...

Diana,muy interesante el tema de la frustración. Ando buscando algún cuento para trabajarla en clase porque tengo varios niños con esa dificultad.