domingo, 17 de febrero de 2008

Dislalias funcionales


En varias ocasiones he sorprendido a mi madre incentivando y celebrando la dificultad de mi hija para pronunciar el fonema “R”. Mientras yo intento corregirlo ella se lo repite, entonces le pide a mi hija que diga “latón” en vez de “ratón” (“!es que le suena tan lindo!).
Los niños desde que nacen, necesitan comunicarse con el mundo. Esta necesidad estimula el desarrollo del lenguaje, iniciándose así un proceso de vocalización para luego seguir con un período de balbuceo, lo que les permite ejercitar los músculos fonoarticuladores. Esta acción, netamente motriz en un principio, se transforma en auditiva, ya que a los niños les encanta escucharse.
Luego, comienza una etapa en la que empiezan a agrupar sílabas, imitando las palabras que escuchan en su entorno y creando otras nuevas que irán llenándose de sentido.
Los niños y niñas, poco a poco, van asociando los sonidos que escuchan y emiten con determinadas formas de articulación de sus órganos activos y, de sus dientes, protuberancia alveolar y paladar duro, como los órganos pasivos.
Sin embargo, hay algunos niños que presentan dificultades para pronunciar ciertos fonemas, es lo que se conoce como dislalias funcionales, que corresponden a trastornos de la articulación que generalmente presentan los escolares de los primeros niveles. Consisten en la alteración, sustitución u omisión de los fonemas en general. Así, el niño o niña no puede interiorizar la posición y los movimientos de los órganos fonoarticulatorios, confundiendo los sonidos.
Las confusiones más habituales corresponden a aquellos sonidos que exigen una mayor competencia articulatoria, como son los fonemas r/s/ch/d/l.
Si estas dificultades no son tratadas a tiempo, se van fijando y arraigando cada vez más, lo que afecta el comportamiento general del niño, impidiendo que se desenvuelva de manera “normal” ante sus pares, ante los adultos que lo rodean.
La necesidad de que los niños y niñas, entre los cuatro y cinco años, hayan resuelto estas dificultades se relacionan directamente con el aprendizaje de la lectura, proceso que se puede ver retrasado en sus inicios si una dislalia funcional no ha sido superada. En todos estos casos, hay que considerar el entorno de los niños, ya que muchas veces estas dificultades están relacionadas con las experiencias comunicativas a las que los niños están expuestos. Hay muchos adultos que deforman el lenguaje cuando les hablan a los niños.
Si después de los cuatro años, la dislalia persiste, el habla del niño no es clara , o sus compañeros se burlan cuando habla, los padres o profesores deben averiguar si:
Los órganos del habla están íntegros y sanos.
La capacidad auditiva es suficiente
El sistema nervioso central está libre de lesiones.


Causas de las dislalias funcionales

circunstancias educativas desfavorables.
Falta de afecto en interés de los padres
De tipo psicológico (sobre protección, traumas u otros)
Situaciones de bilingüismo
Errores en la exacta imitación de los fonemas oídos
Falta de paralelismo entre madurez psíquica y habilidad motora
Déficit en la discriminación auditiva
Falta de control en la psicomotricidad fina
Estimulación lingüística deficitaria
Errores perceptivos e imposibilidad de imitación de movimientos.

¿Qué podemos hacer?




Promover actividades que se relacionen con la toma de conciencia de los órganos respiratorios, fonatorios y articulatorios, permitiendo que los niños y niñas se observen, por ejemplo, ante un espejo, cuando pronuncian fonemas en diferentes palabras y respiren adecuadamente cuando hablan
Utilizar un lenguaje normal y articular correctamente los fonemas, sin deformar las palabras. Debido a que en estas primeras etapas los niños son muy vulnerables a lo que escuchan y con facilidad imitan y reproducen lo que oyen, es muy importante que las personas que viven en su ambiente pronuncien adecuadamente y hablen con oraciones completas, para convertirse en buenos modelos de habla.
Apoyar a los niños que presentan estas dificultades, apoyo que en primer lugar se debe evidenciar en una información adecuada para enfrentar con prontitud realizando una serie de ejercicios o llevándolo a un especialista si el caso lo requiere. Por otra parte, es necesario que los adultos no olviden que el proceso de habla es complicado y que es necesario comprender que los procesos de aprendizaje de los niños tienen tiempos distintos a los del adulto.

10 comentarios:

Elbenja dijo...

Dianita del alma, nos hiciste tanta falta ayer, faltaba tu risa, tu carita preciosa, tu simpatia sin igual.............. asi que pues esperemos que sea al regreso con alfajores y ramitas y dulces de leche que nos volvamos a encontrar.
Besitos miles!!!

Colombita ensoñada dijo...

Sé que parecere la mas loca de las internas del manicomio, pero por andar actualizandole el blog a mi amigo Benja, postie por él. Pero soy yo la de los alfajores, la de los dulces de leche y la que te echo de menos ayer en su casita de santiaguito providencial.
Besitos Dianilla y perdona el desvio!!!

ElPoeta dijo...

Amiga Diana, este espacio tuyo me gusta porque siempre se aprende algo al visitarte. Gracias y un beso,
V.

Samurr dijo...

Interestinghtr post
.

Anónimo dijo...

Leeete es aprender Diana,me gusta mucho tu espacio,en la escuela de mi hijo cada vez son más los niños que tienen que acudir al logopeda por este tipo de problemas,qué estará fallando o realmente siempre existieron pero no le dábamos importancia?un saludo paliatal!!Goroka

Ticha dijo...

Hola Diana
cuanto tiempo?
yo también creí que te vería donde coomba.
salu2.

markin dijo...

Perfecto, me haces recordar un tema del cual conozco, pero no al dedillo. Lo lleve en Patología del Lenguaje. ese curso si que me costó aprobarlo, memorismo total.

la falla común son el entorno del niño, con padres y abuelos apoyando la defectuosa pronunciación.

Gracias por esta remembranza.

No se haría mal con dar, a manera cursos rapidos e introductoria, a cada padre de familia en los colegios...

Buen aporte.

Chau

Diana dijo...

Colomba: Sabía que no conocía a ningún Benja a excepción del hijo de la Pazcita ...
Pucha siento mucho no haber asistido a tu despedida...pero te juro que estaré en tu bienvenida, con pancito y cositas ricas... (me encantan las onces)... luego me cuentan como lo pasaron besitos

Diana dijo...

Poeta: Muchas gracias por tu visita...


Samur: Gracias por venir


Goroka: Que bueno poder aportar en algo, los niños necesitan muchas cosas.... espero poder orientarlos un poco



Ticha: No sabía que también ibas, espero que nos encontremos en la bienvenida... besitos




Markin: Es lo que tratamos de hacer, siempre realizo talleres para los padres, es bueno poder darles una pequeña ayuda... No es fácil tener y educar hijos... besitos

Anónimo dijo...

Con repesto al tema de la dislali creo que asi se llama... a mi bebe tambien le cuesta mucho pronunciar la r, le hago ejercicio pero no me pesca mucho por que esta de vacaciones me dijo, pero ya esta viejito el niñito y tiene que aprender me tendre que preocupar mucho mas de el. es lo mas hermoso que hay......