martes, 17 de julio de 2007

El cumpleaños y más


Como cierre de una semana cargada de poesía, no hubo mejor idea que viajar el fin de semana largo a Isla Negra. En algún momento sentí que mi hija necesitaba algo concreto que ver, algo con que identificar toda la poesía aprendida. Y como fue tanto el interés de ella por la vida del poeta, el viaje estuvo enmarcado como un final feliz de una historia cargada de versos. Isla negra, es un lugar maravilloso, lleno de cosas entretenidas que ver y donde la poesía y la inspiración se respira en cada rincón. El día estuvo maravilloso, el sol nos corono en cada paso. Entrar a la casa ya fue distinto, en honor a su cumpleaños el lugar estaba lleno de globos y mucha gente que caminaba por todos lados. Cada lugar de la casa tiene su nombre, su marca, su estilo.
Y dónde está Neruda mamá?
El está muerto hija
Aaaaaahhhhhh (todavía no entiende bien el concepto muerte)
La lluvia del día anterior dejó todo embarrado, nuestros pantalones incluidos, y varias veces estuvimos a punto de caer. Pero a pesar de eso, estuvo bien… todo bien … Y desde la tumba de Neruda, mirábamos el mar, la playa (que siempre es un privilegio) Fue maravilloso sentir la brisa suave, el sol y el aroma del mar.
Cuando llegamos nos invitaron a una celebración especial de su cumpleaños, donde todos los artesanos de Isla Negra prepararon un homenaje. En un escenario improvisado, se recitaba su poesía. Y la artesanía por todos lados a mitad de precio (El paraíso para mí)
Durante la tarde el homenaje fue emocionante, la casa-museo Isla Negra de la fundación Pablo Neruda preparó algo especial. Cuando entramos nos sorprendió una exposición de Alejandro González, “Peregrinación visual contra las masacres”. Este pintor y muralista, quien nació como artista con los murales de la brigada Ramona Parra, que en aquel tiempo se gestaron con la idea de hacer publicidad política, fueron durante mucho tiempo el lenguaje de nuestra ciudad. Ese hombre que yo jamás había visto, solo sabía de él por nombre, me emocionó, cuando con lágrimas en los ojos presentaba esta nueva exposición.
Luego la conmemoración de los 100 años de la tragedia de Santa María de Iquique y tuvimos el privilegio de escuchar al cuarteto de cuerdas Strappa interpretando trozos de la cantata Santa maría de Iquique de Luís Advis. No puedo negar que se me puso la piel de gallina, que me siento culpable de jamás haberla escuchado.
Todo el fin de semana, estuve a flor de piel con las sensaciones. Y a pesar de que nunca me llamo la atención la poesía, como otras artes. Siento que estuvimos cerca de algo especial, y mi hija lo vivió a concho..






Diana

10 comentarios:

Evora dijo...

Y yo, pensando si el sol te había acompañado....veo que si.

Me alegro de tu disfrutado viaje, por supuesto que es un lugar maravilloso, impregnado de letras y objetos particulares, tanto que, cuando fui, me quedé mucho rato sentada en la arena, solo observando esa casa, los árboles, las colecciones que la forman...tratando de imaginar, como se vive la vida, siendo POETA de alma.

No conocías la Cantata Santa María?...yo la escucho desde "lola" jeje, incluso tengo el cd, con las voces de Quilapayún y el relato inconfundible y emocionante de Héctor Duvauchelle. Debió ser porque de niña, cuando iba de vacaciones a Iquique, donde mi mamá, pasabamos por la Escuela Santa María" y yo siempre me quedaba leyendo un monolito que recuerda lo sucedido...hasta que un dia, pregunté por aquel trozo de historia y mi mamá después de contarmelo, me preguntó si quería esuchar la Cantata Santa María...desde ese día, nunca la olvidé ni dejé de escucharla, es sobrecogedora.

Te dejo un abrazo Diana, me alegro que tus días de mar, hayan sido felices.

Ana R dijo...

Habria dado, no sé, algo , mucho por compartír ese día.Admiro, venero a Neruda...

Un abrazo

Diana dijo...

Evora: Sí el sol se portó muy bien ... y todo el resto estuvo perfecto..


besos

Diana dijo...

Ana: Fue maravilloso... no puedo decir nada más...


besos

Jinekoloko dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Gerardo Omaña dijo...

La vida y sus circuntancias te llevaron de la mano con tu adorada hija a lugar que como cuentas es maravilloso.
Me alegra ese post que enmarca una familiaridad intima en el marco de la poesía.
Te imaginé espectante oyendo ese cuarteto de cuerdas con esa música que como cuentas te lleno el espiritu.
No sé por que hoy te he sentido tan cerca.

Recibe junto a tu hija un suave beso en sus almas.
Gerardo.

Ticha dijo...

Nosotros también llevamos una vez a nuestro hijo a Isla Negra. Recuerdo que llegamos al último, así que el tour lo hicieron sólo para nosotros tres.
Darío, la pasó fantástico y días después, en la Feria Internacional del libro, se encontró con un libro sobre I. N. y se puso a "disertar" sobre qué era qué... fue muy gracioso... mi hijo recién tenía cinco años pero era todo un conocedor.

Salu2, excelente tu idea de como reforzar los conocimientos.

Diana dijo...

Gerardo: Siempre es un agrado leer tus palabras en mi blog, también te sentí cerca... hace tiempo que no nos regalabamos un tiempo..

besos..

Diana dijo...

Ticha: Imagino que para Darío fue una hermosa experiencia, como lo fue también para mi hija. Las experiencias más cercanas son las que quedan grabadas

besos

Anónimo dijo...

mmmmmmmmmm