lunes, 11 de junio de 2007

Maternidad...


La maternidad tiene miles de cosas interesantes, unas muy buenas, cosas maravillosas y otras un poco fomes. De las últimas es que quiero contarles hoy. Soy madre hace tres años y cuatro meses y no termino de acostumbrarme a la pesadilla que es tener un hijo enfermo. Aquí está, a mi lado, con cara de perro mojado. Desde el viernes en la noche que estamos las dos en camita, juntas para que no se sienta sola. Ella con su madurez tan particular el sábado en la madrugada me dice que se siente mal, que por favor la lleve al doctor de los juguetes (el doctor le presta juguetes mientras la examina). Y listo! Nuevamente enferma, nuevamente a la cama, nuevamente con 39 de temperatura. Y esa es la parte fome, pero no puedo negar que todo el resto está lleno de cosas maravillosas, y en este punto quiero detenerme también. Una de mis mejores amigas (Patricia) hoy, justo a esta hora, debe estar en pabellón, su segundo hijo,Tomás debe estar conociendo el mundo, mirando a su mamá por primera vez. Estoy feliz por ella!, muchas cosas han sucedido para que ella pudiera lograr su sueño, tener un hijo después de 10 años. Hace tanto tiempo que no tenía la experiencia de tomar un bebé en sus brazos, amamantarlo, y sentir la hermosa delizadeza de ser madre. Tantos años han pasado, que en nuestra última conversación telefónica no pudo ocultar su nerviosismo y ansiedad. Seguramente muchas cosas nuevas vivirá, otras recordará, pero su felicidad es absolutamente contagiante.
A pesar de la alegría que siento por ella. La maternidad tiene una parte un poco triste también, y es lo que paradójicamente viví el día viernes en la noche, fue extraño y nuevo para mí. Ella no es mi amiga, es más que eso, he tratado, desde que la conozco de cuidarla y protegerla, pues siento que está tan solita. Llegó a contarme sus penitas de amor, pero mientras me hablaba, la encontré extraña, y bueno después de unos minutos, formó parte de todas las mujeres que alguna vez en la vida hemos visto una rayita más en el test de embarazo. Y en fin, todo ocurrió demasiado rápido y pensé en ella todo el fin de semana, y no sé que pasará en su vida, todo cambia ahora un poco. Con ella percibí el valor que puede llegar a tener una mujer, y estoy orgullosa de serlo, y siento orgullo de ser amiga de grandes mujeres y de ser madre y de tener una mujer como hija y sentir que somos tan valorables como para dejar todo por un hijo, que una rayita en un test no nos asusta, que nos hacemos cargo, Que somos grandes cuando entramos a un hospital y vivímos la inexplicable, incomoda, dolorosa y ansiosa situación de tener un hijo ( a pesar del miedo lo enfrentamos igual) Y les confeccionamos ropita para que puedan disfrazarse, y les preparamos las colaciones de la semana y nos enfrentamos a quien sea por ellos. En fin , a ella le quedan muchas cosas por pasar, pero no pude sacar de mi cabeza sus ojos asustados, llenos de lagrimas a punto de estallar y me dice con las manos en la cara ¿Qué voy a hacer ahora? Y le pregunto, ¿Qué quieres hacer?, no voy a hacer nada malo, pero tengo miedo. Nunca sabemos que hacer, siempre tenemos miedo, pero desde muy adentro un corazoncito nos dice que no nos asustemos , que ya nunca más estaremos solas. Y estoy en casa, sin poder ir a trabajar por cuidar a mi princesa, y eso si! que es un esfuerzo. Pero estamos aquí viendo a Pocoyo y ............
quiero pintar, quiero jugar, puedo ver suspiro de oso a mis compañeros?.... y el pc durante esta semana no será para mí.......
Diana

8 comentarios:

Evora dijo...

Ay!...amiga, increíble no? Estamos tu y yo, en casa con nuestras hijas enfermas. Y tu mirabas Pocoyo (adoro a Pato y a pájaro dormilón, jajaja) y Mi niña y yo ya hemos visto los Padrinos Mágicos, Charlie y Lola, Los zapatos mágicos de Fran y unos cuantos monitos mas, además de dos peliculas...y yo intento ordenar la casa y hacer cosas, pero ella desde mi cama grita "mamita ven, acostate conmigo poh"....y por mas que intento explicarle que tengo que hacer varias cosas, no quiere que la deje sola...así es cuando se enferman.

"Mami, me duele mi garganta", "Mamita, me dame mi jarabe", "Mamá, me duele la cabecita"....ay! y el corazón de las mamis se hace un nudito, que ganas de hacer magia y quitarles todas las molestias de una vez!

Pero es asi, y tienes razón, una de las peores instancias de nuestra labor maternal, es soportar las enfermedades porque aunque ya nos manejamos con los medicamentos y aunque nos basta mirarlas para saber que tienen y lo que vendrá, que pasaremos una noche horrible y que estarán mucho mas regalonas que de costumbre...es malísimo cuando se enferman.

Sobre tu amiga y las dos rayitas del test, no tengo dudas, sabrá que hacer y terminará sintiendo que se dió la oportunidad mas linda de la vida, al ser mamá.

Te dejo mil besitos, mi cariño para ambas y espero amiga, que no nos cambien los planes....me estoy preocupando.

ElPoeta dijo...

Visto desde fuera, la maternidad tiene un misterio y una atracción enorme, pero seguro ha de tener su parte dura. Todo lo bueno cuesta. Me ha encantado tu forma de contar la historia Diana... Que se mejore tu niña. Un beso,
V.

Diana dijo...

Amiga: También me gusta Charlie y Lola...son buenísimos!. No tengo nada más que decir, ¡ es agotador tenerlas enfermas! Uff!!

Mi amiga estará bien, lo sé, siempre sabemos como enfrentarlo... Y en cuanto a los planes.....esperemos que no cambien ...


besos

Diana dijo...

Qué hermosas palabras poeta, claro que tiene su parte fome, pero todo el resto es tan hermoso que lo demás se olvida rápidamente... besitos para tí....

Kimmy dijo...

que dificil , mirar esas rayita de mas .. te lo digo pq he vivio de cerca esas experiencias no en mi pero mis amigas .. imaginate que ellas tienen mi misma edad 20 , con otros planes .. pero sabes no importa eso tanto , un niño te camba la vida , te hace alguien nuevo y feliz
tienes algo por quien vivir :D
tenemos mucho en comun¡¡¡¡¡
besitos

Diana dijo...

Kimmy! Gracias por venir, cada una vive la maternidad de formas muy distintas, y claro que al tener 20 años el enterarse y enterar a los demás no es nada fácil. Yo sé que cada una de ellas lo sabrá enfrentar...porque somos mujeres y sabemos hacernos cargo de nuestro actuar... besitos!

Marisol dijo...

Diana, vuelvo a estar completamente de acuerdo con vos!
Ser mamá es lo más maravilloso que hay; a pesar de todos los sentimientos encontrados que esto genera. De lo difícil que es cuando los peques se enferman. No te cuento lo que fue cuando el mes pasado hubo que operar a uno de mis mellis!
Te mando un beso.

Diana dijo...

Qué hermoso encontrarme con tu saludo, claro que es lo más hermoso.... ser madre es maravilloso, pero también es agotador.....

gracias por tus saludos